OPINIÓN

COLUMNA: El Elogio a la locura

By

on

 

Por José Alberto Guerrero Baena y Alejandra Vanegas Rodríguez

 

“Gracias al fútbol un país mísero puede ser muy grande

Aunque algunos lo vean un negocio turbio,

el fútbol siempre tiene un impacto positivo.”.

 

Roger Milla

Seleccionado Nacional de Camerún

 

 

El aficionado al fútbol, ese chivo expiatorio de todos.

 

Al parecer la posible partida del Club Morelia de la ciudad ha causado colosal controversia, desde la deportiva, pasando por la administrativa y por supuesto que la política.

 

Sin duda es un tópico que ha colocado en el ojo del huracán no sólo a la capital michoacana, sino por ende a la ciudad de Mazatlán (posible lugar de residencia del equipo), así como todo lo que conlleva un hecho de estas magnitudes. Pero hay quien en ese escudo de un doble discurso ha satanizado a los aficionados del equipo purépecha en el uso constitucional de la libre manifestación.

 

Controversial e inoportuna por los tiempos que vivimos, sin duda, con un sesgo de legitimidad que es digno de analizar.

 

Para las personas que se han dedicado a satanizar esta libre manifestación de ideas, en efecto, no era el momento ni el tiempo, pero esto no le quita la autenticidad que puede tener el simple gusto de simpatizar con los colores de un equipo de fútbol.

 

Los críticos dobles moral.

 

Sin duda, eso es un doble discurso, porque a esos mismos opinadores que se han sumado al linchamiento de los aficionados del equipo Monarcas, no los he visto satanizar y linchar públicamente a las otras expresiones que durante la semana pasada asolaron a la capital michoacana.

 

Manifestaciones cómo las del SUEUM o las de otro tipo de expresiones políticas no han sido demonizadas porque no se trata de un aspecto político, sino de algo “inferior”. Y cómo tal, los críticos de este tipo de expresiones se erigen en “puristas” del fenómeno y atacar a quienes salieron a las calles, sin con mucho peligro, pero que en ningún ,momento transgredieron ninguna ley vigente.

 

Pero cada persona o cada segmento social categoriza lo que es inferior y lo que son prioridades. Y el aficionado tiene ese tipo de prioridades, totalmente legítimas, que van más allá de una simple querencia a un símbolo deportivo, va por un estilo de vida total o rituales comparables a uj efecto religioso.

 

La gran diferencia es que para estos opinólogos quizás dentro de su discurso políticamente correcto, es que el fútbol es un elemento que no pasa de ser un simple distractor social, que, pero que si en algún momento trastocamos a sus ideologías o colores, quizás si se atreverían o dejarían el traje “correcto” para ponerse en la piel de un aficionado al fútbol.

 

Pero vivimos en tiempos de hipocresía y de lo políticamente correcto y es la ocasión genial para señalar y sacrificar chivos expiatorios.

 

La idea que futbol y afición es sinónimo de ignorancia ha sido debatida a lo largo de muchos años por académicos y científicos sociales de pose que no han considerado siquiera que el propio estudio del fenómeno, nos lleva a hacer análisis sociales increíbles.

 

El simple hecho de sumergirse a conocer el fondo y modo de vida de un aficionado, nos invita a hacer reflexiones humanísticas que sólo quien se mete en la realidad de un consumidor de este deporte puede sostener.

 

Ideario, bestiario, costumbres, consumo, literatura, diseño gráfico, historia, desarrollo deportivo, sociología, antropología, mercadotecnia, periodismo, medicina, nutrición y cuantas ciencias sociales, médicas y de otro tipo caben en la esfera de este deporte.

 

Por ello tomar una pose totalmente discriminadora de los efectos y aportes del fútbol a la cultura de un país es ostentarse cómo un verdadero desconocedor del mismo.

 

El fútbol es tan valioso para un aficionado cómo la religión, la filiación política o incluso la querencia a una institución educativa, ni más, ni menos.

 

Postura totalmente discutible si, pero definitivamente legitima. Tan legítima cómo quien acude a una peregrinación religiosa o un mitin político por su propio pie y decisión. Por ello se sugiere opinar con fundamentos, no con el hígado envuelto de una dosis de “falsa dignidad”.

 

El fútbol como negocio mercenario posmoderno.

 

Hay decisiones que están fuera de las manos del propio aficionado y que lamenta el no poder tener la solución en sus manos y una de ellas es obviamente la permanencia de un equipo en una ciudad o plaza. Son decisiones que se negocian en las altas esferas del poder, donde el amor por unos colores o la propia manifestación masiva de ideas ya no tienen cabida.

 

Debemos entender que en esta era que nos tocó vivir, ya todo es negocio en el deporte. Desde derechos de transmisión televisiva, radial y online, venta de publicidad y uniformes, traspaso de jugadores y todo lo que genera esta maquina de hacer fútbol.

 

Ya nada es utópico y romántico como antes.

 

Ya las leyendas de humildad, identidad e incluso simpatía del Morelia, la “cantera Universitaria” de los Pumas, la “mexicanidad” del Club Guadalajara o el “cooperativismo” del Cruz Azul han quedado atrás. Esas leyendas de identidad y pertenencia han quedado en el pasado. Hoy son páginas pasadas.

 

Hoy en día es la danza de los millones de pesos ha sustituido esos romances o leyendas, incluso la simple puesta en mesa de varios millones de pesos por tener una plaza futbolera en un estado sin tradición alguna (basta ver el fracaso que han sido los Dorados de Culiacán), nos señala que es otra de esas historias que se han repetido en múltiples ocasiones en el fútbol mexicano donde podemos enumerar algunas:

 

Coyotes Neza – Correcaminos UAT

Irapuato     ——  Veracruz

La Piedad ——-   Querétaro

Unión de Curtidores —- Puebla

Lobos BUAP —- Bravos Juárez

La Piedad —-   Veracruz

Atlante— cambio de sede a Querétaro, Neza y Cancún.

 

Y podemos seguir con los movimientos de franquicias que engloban decisiones políticas o de coyuntura donde el propio aficionado no tiene decisión y “sufrir” las consecuencias de los manejos desde las alturas – cómo todo asunto político-.

 

Hoy es muy fácil arrancar una franquicia futbolera y llevarla a otra parte, lo cual no es garantía de éxito ni de identidad, pero si es muy sencillo arrebatar una tradición – guste o no-, una forma de expresión y desfogue de la cotidianeidad y de los rituales que conlleva una religión ajena de dioses aceptados y llena de simbolismos.

 

Y sin duda los que quedan desprotegidos son los aficionados, porque ante estas situaciones, son el perfecto blanco de una sociedad ávida de objetivos a sacrificar.

 

Y en tiempos de pandemia, es básico encontrar culpables de todo, incluso de lo que no les corresponde.

 

El negocio arrebata uno de los pocos espacios populares que existían para que los ciudadanos pudieran tener un olvido momentáneo de la realidad.

 

Y con ello ha trastocado mucho de los rituales y los ha convertido en una maquina mercantilizadora que ha absorbido al romántico ideal del fútbol y su generación maniquea de rivales y de ídolos.

 

Al parecer a Grupo Salinas y a TV Azteca le gusta el papel que hegemónicamente tuvo Televisa durante varios años. Y le gustan las revanchas políticas y las vendettas. Si hubo denuncias por el manejo de la pandemia en los medios de comunicación, hoy responde con una situación letal que al parecer le agrada en las plazas donde tiene inversiones.

 

El fútbol y su prostitución empresarial.

 

Hoy en día, el aficionado no sólo esta estigmatizado por acudir a una manifestación inoportuna, pero en ningún momento ilegítima.

 

Es el más afectado cultural y emocionalmente porque uno de los sesgos importantes de su propia identidad social. Y uno de los rasgos que siempre tiene un equipo de futbol es la generación de condiciones de distracción, de empleos indirectos y románticamente del factor sensibilidad e identidad.

 

Uno de los grandes pecados y errores de Grupo Salinas, fue hacer a ese Monarcas un equipo odioso, quizás quererlo en su momento ponerlo a la par de un Club América o de los equipos “grandes”. Gran error, el Morelia de los valores tradicionales, de la lucha permanente por estar en el máximo circuito.

 

El equipo que jugaba en el Venustiano Carranza o posteriormente en el Morelos, que con jugadores modestos daba grandes campanadas, fue mercantilizado cómo un antagonista del emporio tradicional, perdiendo poco a poco su identidad y simpatía.

 

Posteriormente la inversión realizada por la empresa fue echada para atrás hasta dejarlo en un estado de indefensión hasta dejarlo al borde del descenso y con eso los amagos de llevar al plantel a otra plaza como ahora. Decisiones que sin duda han mantenido en vilo a esos aficionados que sin duda han sufrido, gozado y hasta salvado sus vidas alrededor de este ritual llamado fútbol.

 

Y al final, ese juicio sumario…

 

Nadie, más que ese aficionado que ha vivido estas gestas, sabe de la propia pertenencia. Nadie más que ese aficionado que ha vivido en tribuna esa sensación de pertenencia a unos colores sabe lo que puede perder al momento de que se puedan llevar a su razón de ser.

 

Así como muchos tienen devoción a una religión, a un partido político, una ciencia, también los aficionados merecen respeto. Y no sólo por parte de los directivos del club o del gobierno del estado, sino también por parte de la ciudadanía en general.

 

También el fútbol y lo que lo rodea es generador de cultura.

 

El Morelia de Nicandro Ortiz, de la Tota Carbajal, de Vera, Figueroa, Bustos, se lo tragó la tierra y TV Azteca, pero una vez más el defender unos colores  y una causa, provoca un juicio sumario.

 

Ante todo el panorama y en defensa de los aficionados y de todo aquel que protesta por una causa justa.

 

 

¿Quién no ha realizado o hecho una imprudencia por amor a algo o alguien?

 

El que no lo haya hecho que tire la primera piedra.

 

O que deje el discurso moralino.

 

 

 

Investigadores del Foro Latinoamericano de Antropología del Derecho.

http://www.flad-la.org

 

 

Facebook Fan Page:

José Alberto Guerrero Baena

 

 

Twitter: 

@BetoGuerrero38

 

Instagram:

@soyalbertoguerrero

 

Correo electrónico:

alberto.guerrero.baena@hotmail.com

alejandravanegasmd@gmail.com

 

Blog:

https://elogioalalocurajagb.blogspot.com/

 

About admin

Avatar

Recommended for you

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.